¿Cómo debo cambiar mi vida?

La mayoría de los pacientes pueden lograr una calidad de vida excelente, aunque puede haber algunas restricciones. Su médico le guiará para lograr sus objetivos.

Ejercicio físico

El ejercicio moderado es bueno para la mayoría de las personas y ayuda a disminuir el riesgo general de sufrir una enfermedad cardiaca. Ayuda a regular los ritmos biológicos diarios, mejora el sueño y el estado de ánimo, y es importante para el control de peso. No obstante, antes de comenzar cualquier programa de ejercicio, debe consultar con su médico u otro profesional sanitario cualificado y comentarle el nivel de actividad física que planea realizar, especialmente si no tolera bien el ejercicio.

Sin embargo, el ejercicio intenso debe evitarse. Algunos estudios han demostrado que el riesgo de fibrilación auricular aumenta en atletas de resistencia, como los corredores de largas distancias o los ciclistas. Por lo tanto, se anima a los pacientes a hacer un ejercicio ligero o moderado, evitando el ejercicio excesivo.

Si desarrolla un episodio de fibrilación auricular mientras hace ejercicio, debe detenerse, sentarse y seguir las recomendaciones de su médico o buscar ayuda médica.

Existen muchas aplicaciones y dispositivos portátiles (rastreadores de actividad, relojes inteligentes) para supervisar el ejercicio, que incluyen monitores de frecuencia cardíaca, contadores de pasos y rastreadores de distancia o de ritmo.

Alcohol

El consumo de alcohol se asocia con un mayor riesgo de fibrilación auricular dependiente de la dosis. Aunque el consumo bajo o moderado de alcohol no suele causar problemas en pacientes con fibrilación auricular, se recomienda evitar el consumo excesivo. Si nota que el consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, le desencadena episodios de fibrilación auricular, deberá evitarlo.

Grandes cantidades de alcohol pueden causar fibrilación auricular y pueden afectar la prevención del accidente cerebrovascular con el tratamiento anticoagulante, particularmente en pacientes que toman antagonistas de la vitamina K (como warfarina, acenocumarol, etc.). También puede aumentar el riesgo de hemorragia de los pacientes que toman anticoagulantes. Debe ser sincero si su médico le pregunta qué cantidad de alcohol consume diariamente.

Las recomendaciones sobre el consumo de alcohol varían según el país, pero la Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo no sea superior a 2 unidades estándar de alcohol al día.
Haga clic aquí para descubrir cuántas unidades contiene una bebida.

También debe intentar no consumir alcohol al menos 2-3 días por semana.
Consulte más información sobre las pautas de consumo sensato (PDF)

 

Cafeína

Tomar demasiada cafeína podría aumentar la tensión arterial y la frecuencia cardíaca (lo que podría desencadenar una fibrilación auricular). Por lo tanto, puede ser aconsejable limitar el consumo de cafeína a un nivel moderado, por ejemplo 2-3 tazas de café por día.

Tabaquismo

En el caso de la fibrilación auricular, el tabaco produce un daño adicional, porque acelera el latido el corazón y reduce el nivel de oxígeno de la sangre. Su médico le recomendará encarecidamente no fumar para preservar su salud en general. Solicite consejo a su médico de cabecera.

Pérdida de peso

La obesidad está estrechamente relacionada con el desarrollo de fibrilación auricular y aumenta la probabilidad de recurrencia tras una intervención como la ablación. La pérdida de peso y la ausencia de fluctuaciones importantes del peso mejoran el control de la fibrilación auricular, así como los resultados de la ablación. Los datos científicos respaldan firmemente la recomendación de perder peso, tanto para la prevención como para el tratamiento de la fibrilación auricular. En pacientes obesos, el objetivo principal es perder un 10 % de peso corporal a corto plazo.

Estrés

La experiencia clínica relaciona el estrés con episodios de fibrilación auricular, pero los datos de ensayos clínicos son escasos. Es plausible que algunas medidas para reducir el estrés diario (por ejemplo, yoga, meditación, técnicas de relajación ejercicio moderado) pueden ayudar a controlar la fibrilación auricular, y para su salud general es recomendable evitar el estrés en la medida de lo posible.

Cambios en la dieta

Unos hábitos de vida saludables y una dieta equilibrada son importantes para todos, especialmente si sufre problemas cardíacos, como la fibrilación auricular. Le recomendamos que siga una dieta sana y equilibrada y, si tiene sobrepeso, que pierda peso.

En caso de hipertensión, es aconsejable comer alimentos con un bajo contenido en sal (se puede comprobar en las etiquetas de los alimentos) y no añadir sal mientras cocina o en la mesa. Puede preguntar a su médico por la posibilidad de reemplazar la sal común por sal de potasio (otro tipo de sal que no causa un aumento de la presión arterial) o por hierbas aromáticas.

Su dieta es especialmente importante si está tomando determinados medicamentos anticoagulantes (antagonistas de la vitamina K). Esto se debe a que ciertos alimentos, en particular las verduras de hoja verde (lechuga, acelga, espinacas), contienen mucha vitamina K, que contrarresta la eficacia de estos comprimidos. Consulte más información sobre la dieta de los pacientes que toman warfarina/antagonista de la vitamina K.
Si está tomando suplementos dietéticos o plantas medicinales como el hipérico, pregunte a su médico sobre posibles interacciones con su medicamento, especialmente si toma anticoagulantes orales nuevos (NOAC).

No se recomienda la ingesta rutinaria de aceite de pescado para reducir los episodios de fibrilación auricular.

Vida sexual

A las personas que han experimentado problemas cardíacos a menudo les preocupa el hecho de mantener relaciones sexuales, y pueden reducir la frecuencia o dejar de mantenerlas por miedo a que puedan ocasionarles más problemas cardíacos. Creen que mantener relaciones sexuales podría ser arriesgado y piensan «tengo que evitarlo» o «existe el riesgo de que me excite demasiado y eso podría matarme.» Tales pensamientos conducen a un estrés y ansiedad innecesarios respecto a las relaciones sexuales.
La buena noticia es que en la mayoría de las personas con problemas cardíacos mantener relaciones sexuales es seguro y está recomendado por los médicos. Piensen en lo siguiente, para un hombre o mujer promedio, tener relaciones sexuales supone la misma cantidad de trabajo cardíaco que un paseo de 20 minutos a un ritmo constante, y un orgasmo equivale a subir un tramo de escaleras. El ejercicio es bueno para el corazón y la actividad sexual solo es otra forma de ejercicio. Por lo tanto, la actividad sexual regular puede ser buena para el corazón. Pida consejo a su médico sobre su actividad sexual, especialmente si no tolera bien el ejercicio.

  • El sexo es bueno para el corazón.
  • El sexo alivia el estrés.
  • El sexo estimula el sistema inmunitario.

 

Conducción

La mayoría de los pacientes con fibrilación auricular pueden conducir. Sin embargo, si experimenta algún episodio de mareo o desmayo, no debe conducir y debe informar a su médico, ya que estos síntomas pueden estar relacionados con la fibrilación auricular.

 

Viajes

En general, tener fibrilación auricular no es motivo para no poder viajar (incluyendo volar), pero es mejor consultar primero con su médico. Se recomienda viajar cómodamente, y lo ideal es evitar temperaturas extremas (calor y frío) y altas altitudes.
Antes de hacer cualquier plan de vacaciones, es recomendable que:

  • Su fibrilación auricular esté bien controlada y estable.
  • Lleve sus medicamentos y se asegure de no quedarse sin comprimidos mientras está fuera.
  • Lleve un resumen de tu historial médico.
  • Hable con su médico sobre un plan de acción en caso de presentar un episodio de fibrilación auricular mientras está fuera.

 


Páginas Relacionadas