¿Qué debo saber?

La fibrilación auricular es una afección común que hace que el corazón lata de forma anómala, lo que puede dar a los pacientes la sensación de que su corazón funciona de forma irregular y caótica.

Cuando se diagnostica la fibrilación auricular, el tratamiento y la mejora del estilo de vida son esenciales para reducir el riesgo de padecer otros problemas relacionados con el corazón, como los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia cardíaca.

 

¿Es muy frecuente la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular es el trastorno más frecuente del ritmo cardíaco. Afecta a adultos de cualquier edad; sin embargo, es mucho más común en personas de edad avanzada y afecta más a los hombres que a las mujeres. Las personas que padecen otras afecciones cardíacas, como presión arterial elevada (hipertensión), diabetes, arterioesclerosis (una dolencia en la que el colesterol obstruye las arterias) o valvulopatías, son más propensas a desarrollar fibrilación auricular.

 

¿Quién tiene mayor riesgo de sufrir fibrilación auricular?

La fibrilación auricular se asocia con afecciones que dañan la estructura del corazón. Las personas con hipertensión, cardiopatía coronaria, defectos cardíacos, insuficiencia cardíaca o valvulopatías, cardiopatía reumática, hipertiroidismo, diabetes, síndrome metabólico, enfermedad pulmonar, enfermedad renal, apnea del sueño y que cuentan con antecedentes familiares de fibrilación auricular tienen un mayor riesgo de desarrollar la dolencia.

Un estilo de vida que incluya el abuso del alcohol, la obesidad, la inactividad física, el tabaquismo, el estrés y el abuso de estimulantes (incluida la cafeína) también puede aumentar los riesgos.

Dicho esto, la fibrilación auricular también puede aparecer en personas más jóvenes con corazones sanos y sin otras afecciones médicas. ¡Incluso puede detectarse en atletas!

 

¿Qué se siente al tener fibrilación auricular?

La fibrilación auricular no se manifiesta de la misma manera en todas las personas. Los síntomas y la frecuencia con la que se producen pueden variar mucho. También es posible que una persona no tenga síntomas y que la fibrilación auricular se detecte por casualidad durante un chequeo de rutina.

El síntoma más obvio de la fibrilación auricular son las palpitaciones cardíacas (una sensación muy desagradable de «sentir» los latidos del corazón), que, por lo general, superan los 100 latidos por minuto y son caóticas e irregulares. Además, el cansancio, las dificultades respiratorias, la falta de aliento, la sensación de desmayo o aturdimiento, los mareos, el dolor torácico y las náuseas pueden ser síntomas comunes.

 

¿Por qué es peligrosa la fibrilación auricular?

Las personas con fibrilación auricular tienen un riesgo de 4 a 5 veces mayor de sufrir un accidente cerebrovascular. Sin embargo, los riesgos están fuertemente influenciados por otros factores, como la edad, el sexo, la presión arterial, la diabetes, la insuficiencia cardíaca y un historial de coágulos de sangre o accidentes cerebrovasculares.

Cuando la fibrilación auricular es persistente (está presente constantemente) y la frecuencia cardíaca es siempre muy elevada y superior a los 100 latidos por minuto, puede causar insuficiencia cardíaca cuando el músculo cardíaco se debilita y es incapaz de bombear sangre de manera eficiente a través del cuerpo.

 

¿Puede reaparecer la fibrilación auricular?

Se puede padecer solo un episodio aislado de fibrilación auricular. Sin embargo, en función de la causa, la fibrilación auricular puede aparecer y desaparecer de forma intermitente o persistir y requerir tratamiento de por vida. Cuando se produce una fibrilación auricular debido a una afección temporal que se puede tratar, es menos probable que se repita. Las afecciones a largo plazo que causan la fibrilación auricular aumentan las probabilidades de que reaparezca. A medida que pasa el tiempo, tiende a aparecer con más frecuencia y dura más tiempo.

 

¿La fibrilación auricular es hereditaria?

Aunque no es lo más común, la fibrilación auricular puede deberse a una predisposición genética; cuando esto sucede, se la conoce como fibrilación auricular familiar o hereditaria. Todavía se desconoce la causa y se necesitan más estudios para aclarar los factores asociados con la fibrilación auricular hereditaria.

Si tiene familiares con fibrilación auricular y le preocupa desarrollar esta afección, debe decírselo su médico para que identifique los factores de riesgo y le ayude a recibir tratamiento.