Marcapasos y ablación del nodo auriculoventricular o el fascículo de His

 

Si el medicamento o la combinación de medicamentos que le han recetado no pueden controlar su ritmo cardíaco o le producen efectos secundarios, pueden sugerirle una ablación del nodo auriculoventricular (nodo AV) y la colocación de un marcapasos.

La ablación del nodo auriculoventricular es una intervención mediante un catéter que bloquea la transmisión de los impulsos eléctricos rápidos de las aurículas (cámaras superiores del corazón) a los ventrículos (cámaras inferiores del corazón). El tejido del nodo auriculoventricular, que conecta eléctricamente las aurículas y los ventrículos, se destruye mediante energía de radiofrecuencia, causando un bloqueo auriculoventricular completo.

Con el fin de mantener la frecuencia ventricular normal, antes de un procedimiento de ablación se implanta un marcapasos. El marcapasos controla artificialmente el pulso, a pesar de la fibrilación auricular permanente. El procedimiento es sencillo y no lleva mucho tiempo, pero, como su médico le explicará antes, debe tener en cuenta que se trata de un tratamiento irreversible. A partir de entonces, el marcapasos controlará su frecuencia cardíaca durante el resto de su vida (usted será dependiente de marcapasos). Por eso, se considera la última opción para controlar la frecuencia cardíaca si todos los procedimientos previos han fracasado y es más probable que este procedimiento se recomiende a pacientes mayores.

¿Cómo se hace?

La ablación mediante catéter es un procedimiento percutáneo que se efectúa con anestesia local. El médico inserta unos tubos elásticos largos y delgados (catéteres) en las venas de la ingle y los hace avanzar hacia el corazón. La punta del catéter suministra energía de radiofrecuencia (calor) a la pequeña zona de tejido cardíaco que debe destruirse. El tejido cicatricial no conduce los impulsos.

La implantación de un marcapasos debe realizarse antes de la ablación del nódulo auriculoventricular para mantener el latido correcto de las cámaras inferiores (ventrículos). En algunos centros, los médicos prefieren implantar el marcapasos algunas semanas antes de la ablación, para garantizar un funcionamiento satisfactorio y estable del dispositivo. Después de la ablación, el ritmo cardíaco depende completamente del marcapasos y es necesario tomar medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca.
La tasa de éxitos de la ablación de nodo auriculoventricular es alta.

Más información sobre: «Complicaciones»

Más información sobre: “¿Cómo debo cambiar mi vida?”


Páginas Relacionadas