Cafeína

La cafeína es uno de los ingredientes activos más consumidos del mundo. Se encuentra en el café, el té, los refrescos de cola, el chocolate y las bebidas energéticas. La cantidad de cafeína es diferente en cada producto:

  • Taza de café de 125 ml: +/- 80 mg
  • Lata de bebida energética de 250 ml: +/- 80 mg
  • Taza de té de 125 ml: 30 a 50 mg de cafeína
  • Lata de Coca Cola (Zero) de 250 ml: 24 mg de cafeína
  • Fanta y Sprite: 0 mg de cafeína
  • Chocolate negro (100 g): 43 mg
  • Chocolate con leche (100 mg): 20 mg

En general se cree que la cafeína es mala para el corazón. Sin embargo, esto todavía no se ha demostrado. Por el contrario, una ingesta moderada de cafeína está asociada con una mejoría en algunos factores de riesgo cardiovascular, como la diabetes mellitus tipo 2, la depresión y la obesidad.

Además, el consumo moderado de café se asocia con resultados cardiovasculares favorables. Un estudio concluyó que, en comparación con las personas que no beben café, el consumo de ligero a moderado (hasta 5 tazas al día) se asocia con un 12 % menos de riesgo de muerte por cualquier causa, un 17 % menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y un 21 % menos de riesgo de accidente cerebrovascular.

Todavía no se conoce el mecanismo, pero se sospecha que la presencia de antioxidantes tiene un efecto beneficioso.

Y, aunque resulte sorprendente, varios estudios han demostrado que el consumo de café no aumenta el riesgo de fibrilación auricular. Incluso una ingesta alta de cafeína superior a 600 mg por día no está relacionada con un mayor riesgo de fibrilación auricular y esto se aplica a todos los productos que contienen cafeína. Un consumo moderado de café (de media taza a 3 tazas al día) incluso tendría un efecto protector y reduciría el riesgo de desarrollar fibrilación auricular.

¿De dónde viene la mala reputación de la cafeína? Se sabe que el consumo excesivo de cafeína puede conducir a efectos negativos como insomnio, dolores de cabeza y ansiedad. También puede producir palpitaciones. Sin embargo, esto es principalmente el resultado de una aceleración del ritmo cardíaco normal, que a menudo se malinterpreta como arritmias.

No obstante, también ha habido informes de algunas personas que tienen ataques al corazón después de un consumo crónico y masivo de cafeína, especialmente en forma de bebidas energéticas. Por lo general, el consumo de estos productos de cafeína ha sido superior a 1 litro por día.

En conclusión, actualmente no hay evidencia que sugiera que la ingesta de cafeína favorezca la aparición de la fibrilación auricular.


Páginas Relacionadas

HERRAMIENTAS ÚTILES

Lista de comprobación para preparar su primera consulta con un médico

Descargar

Lista de comprobación para el diagnóstico y seguimiento de la FA

Descargar

Lista de comprobación para la ablación mediante catéter

Descargar

Buscar especialista

Más información

Haga clic para imprimir estas herramientas que le ayudarán a preparar sus citas

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.