¿Qué es una cardioversión?

La cardioversión eléctrica se realiza en el hospital mediante un dispositivo llamado desfibrilador. La descarga eléctrica se administra a través de dos grandes adhesivos (electrodos) pegados en el pecho. Generalmente, los adhesivos se colocan en las partes anterior y posterior del pecho o en los lados derecho e izquierdo.

Por lo general, este procedimiento se planifica con antelación y consiste en administrar una descarga eléctrica controlada al pecho dirigida al corazón. El impulso eléctrico es lo suficientemente fuerte como para detener brevemente cualquier señal eléctrica generada por el corazón y dejar que el marcapasos natural del corazón, «el nodo sinusal”, recupere el control del ritmo cardíaco.

Antes de la cardioversión le sedarán (con anestesia) para que se sienta somnoliento, no sentirá nada durante el procedimiento en sí. Si la primera descarga eléctrica no logra que el corazón vuelva a un ritmo normal (ritmo sinusal), se intentará otra vez, utilizando un impulso eléctrico ligeramente más fuerte. Durante la cardioversión no debería sentir dolor, pero a menudo las zonas debajo de los electrodos pueden quedar algo doloridas durante uno o dos días después del procedimiento.

Debe saber que incluso después de una cardioversión exitosa (el corazón recupera el ritmo normal o simulas) la fibrilación auricular puede reaparecer. No es un tratamiento curativo. Esto ocurre en aproximadamente la mitad de los pacientes durante el primer año después de la cardioversión. La probabilidad de que la fibrilación auricular reaparezca depende de muchos factores, pero es más probable que ocurra si tiene otros problemas cardíacos (incluida la hipertensión arterial) y si ha padecido fibrilación auricular durante más de 1 año.

 

 


Páginas Relacionadas