In order to bring you the best possible user experience, this site uses Javascript. If you are seeing this message, it is likely that the Javascript option in your browser is disabled. For optimal viewing of this site, please ensure that Javascript is enabled for your browser.

Síntomas y signos de la fibrilación auricular

Síntomas y signos de la fibrilación auricular

Síntomas y signos de la fibrilación auricular

 

¿Cuáles son los síntomas y signos de la fibrilación auricular?

Es posible que algunos pacientes con fibrilación auricular no presenten síntomas. Los más habituales son palpitaciones (una sensación de agitación en el pecho). Otros síntomas de fibrilación auricular que suelen mencionarse son dificultad respiratoria, cansancio, dolor torácico, fatiga, mareo e incluso pérdida de conciencia (síncope). No se terminan de conocer los motivos por los que algunas personas con fibrilación auricular experimentan síntomas y otras no. Si bien en muchos pacientes los síntomas están relacionados con un latido cardiaco más rápido, otros tienen síntomas, aunque la frecuencia cardiaca no sea rápida. En algunos pacientes, el latido cardiaco demasiado lento durante la fibrilación auricular puede provocar también síntomas.

Un pulso irregular (por lo general confirmado tras oír el corazón con un estetoscopio) es el signo más habitual de fibrilación auricular en un examen físico.

Tabla 1

Signos y síntomas frecuentes de la fibrilación auricular

Pulso irregular

Palpitaciones

Dificultad respiratoria

Sensación de cansancio o falta de energía

Mareo o confusión

Desmayo o síncope

Sensación de miedo o ansiedad

Malestar torácico o dolor torácico

Síncope (pérdida de conciencia)

 

¿CUÁNDO DEBE SOLICITAR ATENCIÓN MÉDICA URGENTE?

Algunos pacientes con fibrilación auricular pueden sufrir síntomas desagradables que hacen que se sientan realmente mal, sobre todo los pacientes que sufren episodios de fibrilación auricular que van y vienen, lo que se conoce como fibrilación auricular paroxística. Si sufre alguno de los síntomas mencionados arriba (o más de uno), conviene que busque atención médica inmediata en un hospital.

¿LA FIBRILACIÓN AURICULAR ES PELIGROSA?

La fibrilación auricular por sí misma no supone un riesgo directo e inmediato de muerte y muchos pacientes viven con la arritmia durante décadas. Sin embargo, la fibrilación auricular puede causar graves complicaciones, como:

Ictus

La complicación más frecuente y grave de la fibrilación auricular es el ictus. Se da en aproximadamente 1 de cada 20 pacientes con fibrilación auricular cada año. Las personas con fibrilación auricular tienen un riesgo 5 veces mayor de sufrir un ictus en comparación con alguien del mismo sexo y la misma edad que no tenga fibrilación auricular.

Por lo general, los ictus pueden producirse de una de las siguientes dos maneras: un vaso sanguíneo del cerebro se bloquea (cortando el flujo sanguíneo, en lo que se denomina ictus isquémico) o comienza a sangrar (en lo que se denomina ictus hemorrágico). Los ictus provocados por bloqueo son más habituales que los provocados por hemorragia.

 

¿LA FIBRILACIÓN AURICULAR CAUSA ICTUS?

Los coágulos de sangre suelen formarse en la aurícula izquierda y en concreto en una de sus regiones denominada orejuela izquierda debido a la disminución del flujo en esa zona. Esto ocurre porque la falta de coordinación en la actividad eléctrica de las aurículas hace que dejen de contraerse adecuadamente, provocando que se enlentezca el flujo de la sangre y las células sanguíneas se peguen unas a otras y aumentando el riesgo de coágulos. Una vez formados, los coágulos pueden liberarse al flujo sanguíneo y bloquear las arterias. Si esto ocurre en las arterias cerebrales, se produce un ictus.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS Y SIGNOS DEL ICTUS?

La cantidad y el tipo de síntomas del ictus depende de qué parte del cerebro esté implicada. Cuanto mayor sea el coágulo y mayor sea la arteria obstruida, más devastadoras pueden ser las consecuencias del ictus. Si se desprenden coágulos muy pequeños del coágulo principal del corazón, puede producirse un pequeño ictus (lo que se denomina ‘accidente isquémico transitorio’ o AIT), pero los síntomas se resuelven en cuestión de un día.

En las siguientes tablas se muestran los signos y síntomas más habituales del ictus; conviene buscar atención médica inmediata si sufre cualquiera de ellos (o más de uno), incluso si los síntomas son leves o desaparecen transcurridos unos minutos:

 

Tabla 2

Signos y síntomas habituales del ictus

Entumecimiento o debilidad en la cara, el brazo o la pierna, especialmente de un lado

Asimetría facial o torcimiento de un lado de la cara

Confusión o dificultad para entender a otras personas

Sensaciones poco habituales en un lado del cuerpo

Problemas al hablar (dificultad para articular palabras; imposibilidad de repetir una frase sencilla)

Incapacidad para tragar correctamente

Dificultad para ver con uno o ambos ojos (o ceguera súbita)

Dificultad para caminar o guardar el equilibrio y la coordinación

Mareo grave

Dolor de cabeza intenso sin razón conocida

 

Tabla 3

Detección ápida de un ictus (F.A.S.T)

Asimetría facial: ¿Tiene el paciente un lado de la cara torcido o entumecido? ¿Puede sonreír?

Debilidad del brazo: ¿Tiene un brazo débil o entumecido? ¿Puede subir ambos brazos? ¿Uno de los brazos se le cae?

Alteración en el habla: ¿Tiene dificultad para articular las palabras? ¿Es capaz de hablar o no se le entiende? ¿Puede repetir una frase sencilla, como “el cielo es azul”?

Hora de llamar a los servicios médicos de emergencia: si el paciente muestra cualquiera de estos síntomas, incluso si estos desaparecen, llame al teléfono de emergencias local para que le lleven al hospital inmediatamente.

 

INSUFICIENCIA CARDÍACA

Los pacientes con fibrilación auricular de larga duración corren el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, situación en la que el corazón ya no puede bombear una cantidad de sangre suficiente a los órganos y tejidos. Aunque la fibrilación auricular puede originar insuficiencia cardiaca, sucede más frecuentemente lo contrario: que los pacientes con insuficiencia cardiaca desarrollen fibrilación auricular. Por ello, en algunas situaciones puede ser difícil establecer cuál de estas dos patologías ocurrió primero si ambas están presentes. No todas las personas con fibrilación auricular desarrollan insuficiencia cardiaca.