In order to bring you the best possible user experience, this site uses Javascript. If you are seeing this message, it is likely that the Javascript option in your browser is disabled. For optimal viewing of this site, please ensure that Javascript is enabled for your browser.

Pruebas complementarias

Pruebas complementarias

Diagnóstico de la fibrilación auricular

¿Cómo se diagnostica la fibrilación auricular?

En muchas situaciones, la fibrilación auricular puede detectarse sencillamente tomando el pulso en la muñeca o escuchando el corazón mediante un estetoscopio. La identificación de un latido cardiaco irregular o rápido podría sugerir la presencia de fibrilación auricular. Sin embargo, el diagnóstico de fibrilación auricular solo puede realizarse formalmente mediante un electrocardiograma. En general, se necesitan pruebas adicionales para identificar las posibles causas subyacentes de la fibrilación auricular.

 

PRUEBAS E INVESTIGACIONES SOBRE LA FIBRILACIÓN AURICULAR

Electrocardiograma (ECG)

Esta es la prueba más importante para diagnosticar fibrilación auricular. Se trata de una prueba rápida e indolora que registra la actividad eléctrica del corazón a través de la piel. Para su realización se colocan unas pegatinas especiales (electrodos) en los brazos, piernas y en distintos puntos del pecho ver la ilustración). El procecimiento normalmente dura solo unos minutos y puede realizarse en la consulta de su médico de cabecera o en un hospital. Un ECG estándar en reposo solo registra el latido durante unos segundos, por lo que si no se produce fibrilación auricular durante este tiempo, serán necesarios otros medios para realizar una monitorización de su ritmo cardíaco durante periodos de tiempo más prolongados.

Monitorización cardiaca

La detección de fibrilación auricular puede ser más complicada en personas que la desarrollan solo de forma intermitente. Puede ser necesario un registro de ECG durante 24 horas o más (en ocasiones durante 7 días o más). Esta prueba, conocida como “monitorización Holter” implica la utilización de un pequeño dispositivo fijado mediante cables a 4 pegatinas especiales (electrodos) colocadas en el pecho (figura 2). El dispositivo puede llevarse fácilmente bajo la ropa. No es necesario permanecer en el hospital para esta prueba y es compatible con la mayoría de actividades diarias habituales de cualquier persona. Puede resultar útil llevar un diario de las actividades y de cualquier síntoma que se experimente mientras se lleva el dispositivo. Esta prueba proporcionará a su médico información detallada sobre su ritmo cardiaco e importantes correlaciones con sus síntomas a lo largo del periodo de registro.

Figura 2. Imagen de un paciente que está sometiéndose a una monitorización Holter, obtenida del sitio web actual.

Una alternativa es la monitorización de eventos. Registra únicamente la actividad eléctrica del corazón en ciertos momentos mientras lleva el dispositivo, automáticamente o al activar manualmente el registro, por ejemplo, si nota síntomas. Estos monitores de eventos portátiles pueden usarse entre dos y cuatro semanas.

Si aún no se detecta la fibrilación auricular pero se sigue sospechando de su existencia, puede usarse un monitor cardiaco implantable o insertable para la monitorización continua del ritmo cardiaco. Estos monitores miniaturizados se sitúan bajo la piel del pecho y pueden registrar cambios en el ritmo cardiaco durante un máximo de tres años.

Hoy día, muchas personas compran sus propios monitores, que pueden conectarse al smartphone y son capaces de grabar solo el ritmo del corazón o un registro de ECG. Cuando sufre algún síntoma basta con coger el teléfono y registrar un ECG). No obstante, estos registros deben ser evaluados por un médico para confirmar el diagnóstico de fibrilación auricular. 

 

Análisis de sangre

Una vez diagnosticada la fibrilación auricular, se puede realizar un análisis de sangre. Aunque este análisis no es necesario para el diagnóstico de la fibrilación auricular, puede ayudar a explicar por qué la ha desarrollado: como por ejemplo en el caso de trastornos de tiroides o de desequilibrios de electrolitos corporales. Además, el análisis de sangre también ayuda al médico a elegir el mejor tratamiento en su caso.

 

Ecocardiograma

Un ecocardiograma, también llamado “eco” o “ecografía del corazón”, es una prueba utilizada para comprobar el tamaño y el funcionamiento del corazón. Esta prueba es completamente indolora e inofensiva. Durante ella, el profesional sanitario (médico o técnico cardiaco) le escaneará el pecho mediante un dispositivo portátil con algo de gel para caracterizar la estructura y el funcionamiento de las cuatro principales cámaras del corazón, el músculo y las válvulas cardiacas.

 

Ecocardiografía transesofágica

Se emplea un ecocardiograma transesofágico, o ETE, para tomar instantáneas del corazón a través del esófago (el conducto que va desde la boca al estómago). Debido a la posición del corazón en el pecho, los ETE pueden arrojar datos muy detallados de las partes más importantes del corazón en pacientes con fibrilación auricular (la aurícula izquierda y su orejuela y la válvula y el músculo cardiacos circundantes). Los ETE constituyen la principal herramienta para detectar coágulos sanguíneos que puedan estar formándose debido a la fibrilación auricular. Durante esta prueba se introduce un tubo flexible a través de la boca y se sitúa en el esófago. Es probable que administren fármacos al paciente que le ayuden a relajarse durante el procedimiento.

 

Imagen adicional del corazón

Según cual sea su historial médico, pueden ser necesarias imágenes adicionales del corazón. Pueden usarse tomografías cardiacas computerizadas o resonancias magnéticas cardiacas para un análisis detallado de la estructura y el funcionamiento del corazón. A diferencia de otras pruebas de imagen, la resonancia magnética no utiliza radiación. Las imágenes tomadas mediante tomografía computerizada o resonancia magnética pueden usarse para guiar el tratamiento de la fibrilación auricular. Esto incluye la detección de las causas de la fibrilación auricular, así como la planificación y la guía de procedimientos de ablación con catéter. Estas imágenes pueden combinarse con electrogramas intracardiacos durante un estudio electrofisiológico para conseguir una valoración detallada de las características anatómicas y eléctricas del corazón. 

 

Prueba de esfuerzo

Algunas causas o consecuencias de la fibrilación auricular son más fáciles de diagnosticar cuando el corazón trabaja duro y late rápido. Puede realizarse una prueba de esfuerzo mediante la estimulación física o farmacológica del corazón. Será su situación individual la que determine si se emplea un ECG, un ecocardiograma, una RMN u otro método para investigar el corazón durante una prueba de esfuerzo.